Como colapsó la humanidad I

El doctor Willian Heartgood fue encontrado muerto en su apartamento de Nueva York, por su esposa la doctora Elenor Karmant el día que su hija hubiera cumplido 10 años de no haber fallecido hace cuatro.

Fue un suicidio. Irremediablemente suicidio, la autopsia de William revelo que murió de asfixia y tal como lo detallo Elenor a la policía, lo encontró con una soga atada al cuello, sin zapatos y con el celular aun sin bloquear en la mano; mostrando un ilustrativo tutorial en colores de como atar de forma correcta un nudo de ahorcado.

En adición, el estomago de William contenía una dosis de arsénico suficiente como para darle muerte. Todo parece indicar que tomar el veneno no fue suficiente y que la cena que había ingerido antes evitó que hiciera efecto de forma rápida. William no pudo esperar, no podía perder un segundo mas ( o ganar un segundo más de vida ) y decidió colgarse de un perchero que alguna vez su esposa había sugerido, era una adquisición inutil.

— ¿en serio necesitamos un perchero adicional? No creo que tu o yo tengamos tantos trajes— Elenor vestía de blanco, muy similar al día en que se había casado con el afamado economista.

— Nunca esta de mas un poco de espacio adicional, nunca se sabe cuando puedo tener el antojo de llenarlo de ropa victoriana — William estaba vestido con el mismo traque que llevaba el día en que recibió el premio Goldmanstein al mejor economista de la Unión Europea y países aliados en América. Muchos opinaban que Goldmanstein había eclipsado a Nobel con su propuesta de tal premio, pero nadie cuestionaba que tenia razón.

— ¿Cuanto mas tardara Ellie en llegar? — le pregunto el doctor a su mujer mientras salia del enorme closet del penthouse recién comprado. Miraba a su esposa con la dulzura de siempre, a sus ojos verdes y brillantes mientras acercaba sus manos a su cintura.

— Bueno, deberían llegar al aeropuerto en unas 2 horas — Ellie, su única hija, volvía de unas vacaciones en Viena con el abuelo materno. Frank Karmant.

—¿ Y que hacer con tanto tiempo que tenemos para nosotros? — Pregunto mientras sus manos recorrían la figura de Elenor buscando un cierre dorado que se esconde tras un doblez blanco. Estaba frente a ella, con la certeza de que la amaba, con las manos acariciando ahora sus mejillas enronjecidas por el súbito despliegue de cariño, de ese amor preciso que sabe encontrar su lugar en las finas hendiduras de la cotidianidad, que puede convertir a los esclavos en amos y a los amos en dioses. La amaba, y ella a el, era irremediable. El había tomado su corazón y lo había escondido en una bóveda secreta y ella había renunciado a tratar de encontrar la llave y recuperarlo. Solo podía entonces entregarse a la idea de que juntos, son mas que la suma de los dos.

El amor retraso su salida del edificio, Elenor tuvo que volver a arreglar su intrincado peinado y William paso casi 15 minutos buscando un zapato que había acabado escondido en el armario. Llamaron al taxi, 15 minutos mas tarde los recogería en la entrada del edificio.

Cuando subieron al taxi, Ellie debía llevar unos 10 minutos muerta. Arrojada sobre una calle cualquiera, con la ropa destrozada y cubierta de sangre. Frank a su lado, alcanzaría a decirle algunas palabras antes de morir también.

Habían llegado antes, una hora antes de lo planeado tal vez. Ellie quería sorprender a sus padres y rogó a su abuelo por salir del aeropuerto antes de que ellos llegaran, segura de que los podrían alcanzar en la casa antes de partir a la fiesta.

El viejo Frank hizo caso, nunca decía que no a su nieta. Estaba exhausto por el viaje, y seguro ella también lo estaba, pero el deseo de volver con su familia y pronto estar completos todos, era mas grande que cualquier cosa. Partieron del aeropuerto en un taxi, y un conductor los asesino 5 minutos mas tarde en la autopista.

Ese día no hubo fiesta ni celebración. no hubieron nuevas subvenciones para la investigación que algunos afirmaban, salvaría definitivamente la economía.

Hubo en su lugar la tristeza mas amarga que jamas habían experimentado. El conductor asesino, también murió en el accidente, la frustración de William no tenia un humano al que ir y se quedo con el, lo suficiente para 4 años después servir de excusa para el suicidio.

Elenor se recluyo de sus actividades de sociedad. Cancelo suscripciones a clubs de baile, golf, lectura clásica y gimnasio. Renuncio a su trabajo en la universidad y se dedico al dolor. Por lo menos fue así durante 2 años, antes de que por razones que William nunca supo ni quiso saber, retomo aquellas actividades que le hacían ser lo que era. Volvió a sonreír.

William jamas olvido el féretro diminuto descendiendo entre tierra y lagrimas. Ese fue su ultimo pensamiento antes de saltar de la banca con la soga atada al cuello. Descender.

Como suele suceder, la nota revelo la razón del suicidio.

Estoy equivocado, profundamente equivocado y el daño que he causado no podré remediarlo ni con 30 vidas mas, ni con 1000 subvenciones del gobierno mas. cometí el error mas terrible que pueda haber cometido, tanto que ya no cuento con las fuerzas para repararlo. Quitarme la vida es lo único que me queda sobre lo que puedo tener algo de control.

Que pensaría Ellie si se enterara, si me viera dar pasos ciegos sin saber que lo único que lograría seria destruirlo todo.

Se pondría triste. Aun recuerdo el color de su tristeza, no era ese azul de las pálidas mañanas, si no mas bien el amarillo de una tarde que se extingue.

Ellie, perdona mi osadía, de creer que tenia las respuestas a preguntas imposibles, perdóname por guiarlos a todos en la dirección incorrecta. Fracasaran en el intento de remediar mis errores, mis teorías que guían las decisiones en medio planeta, todas mal, todas enfermas hasta la médula, todas corruptas por mi.

No puedo quedarme y ver como todos fracasan y voltean sus miradas a culparme, no puedo.

Elenor. Te amo. Te esperamos aquí por siempre.

Elenor se recluyo del mundo, por segunda vez. Vivió 37 años más en la casa de campo que heredo de su padre, bajo el cuidado de su hermano y sobrino. Contemplo quitarse la vida buscando encontrar de nuevo a William, descartó la idea en mas de una ocasión. En realidad le aterraba encontrarlo de nuevo y tener que preguntarle porque la había abandonado en un mundo en irremediable dirección de colapso.

FIN

--

--

Un blog de historias cortas.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store